Inicio Noticias HISTORIA DE LA DESTILERÍA “SILENCIOSA”

HISTORIA DE LA DESTILERÍA “SILENCIOSA”

502
0

ÉSTA ES LA HISTORIA DE LA DESTILERÍA “SILENCIOSA” CUYOS WHISKIES JAPONESES SE CONVIRTIERON EN OBJETO DE COLECCIÓN AL SUSPENDER SU ACTIVIDAD

whiskies japoneses de Karuizawa
Los whiskies japoneses de Karuizawa empezaron a obtener numerosos premios internacionales a partir de 2001, un año después de que la destilería suspendiese su actividad por falta de viabilidad económica

En 2020, una botella de Karuizawa de 52 años se convirtió en la botella de whisky japonés más cara de la historia, siendo subastada en Sotheby’s por 363.000 libras esterlinas

Después de más de 20 años, vuelve Karuizawa, la destilería de whisky más legendaria de Japón, y Braeburn Whisky ha sido seleccionada para introducir algunas de sus más exclusivas barricas en el mercado

 La nueva Karuizawa sólo va a trabajar con barricas de Jerez, para garantizar la máxima calidad de sus nuevos whiskies.

A 15 de mayo de 2024.  La mundialmente conocida destilería de whisky Karuizawa cerró sus puertas en 2000. Sin embargo, después de reabrir recientemente, la leyenda sigue viva, y Braeburn Whisky ha sido seleccionada para introducir algunas de sus más exclusivas barricas de Jerez en el mercado.

La leyenda de Karuizawa:

La destilería de Karuizawa se fundó en 1955 a los pies de un volcán activo: el monte Asama (Japón). Su emplazamiento destacaba por ser la destilería más alta de Japón, ubicada a 850 metros sobre el nivel del mar. A pesar de ser el productor de whisky más pequeño del país, Karuizawa gozaba de una reputación mundial por producir whiskies de malta de primera clase.

Karuizawa dejó de producir whisky en 2000 y desde entonces se la conoce como la destilería «silenciosa». A medida que en los últimos años ha crecido el interés mundial por el whisky japonés, la demanda de existencias de la destilería cerrada de Karuizawa ha aumentado espectacularmente, con botellas que se venden a precios récord en casas de subastas de todo el mundo.

Tanto es así que en 2020, una botella de Karuizawa de 52 años se convirtió en la botella de whisky japonés más cara de la historia, alcanzando el precio de 363.000 libras esterlinas en una subasta de Sotheby’s.

De izquierda a derecha, Shigeru Totsukay y Yoshiyuki Nakazato, actuales CEO y maestro destilador de la destilería Karuizawa, respectivamente

El regreso de de la destilería “silenciosa”:

Ahora, 24 años después de su cierre, Karuizawa Whisky está de vuelta bajo la dirección de Shigeru Totsuka, contando para su relanzamiento con algunos de los miembros del equipo de destilación original. Así, contrató como asesor al antiguo maestro destilador de Karuizawa, Osami Uchibori, quien lamentablemente ha fallecido recientemente; y a su discípulo, el destilador Yoshiyuki Nakazato, como maestro destilador.

A diferencia de la antigua destilería de Karuizawa, que estaba situada en la ciudad vecina de Miyota, la nueva destilería, construida en 2022, se encuentra en el propio municipio de Karuizawa, conocida por sus impresionantes vistas al monte Asama y a los frondosos bosques que rodean la zona. De hecho sus instalaciones se encuentran a los pies del volcán, y el agua fluye junto a ella a través de la roca de lava volcánica que rodea la destilería, lo que le confiere una calidad de agua  única.

Uso exclusivo de barricas de Jerez:

Totsuka y su equipo son conscientes del rico legado que conlleva el nombre de la destilería, y están comprometidos con su preservación y el mantenimiento de su leyenda. Por este motivo han optado por utilizar únicamente barricas de Jerez de la máxima calidad, y cada una de ellas tiene un requisito mínimo de envejecimiento de 10 años, lo que garantiza que cuando las botellas de Karuizawa single malt lleguen finalmente al mercado, serán del más alto nivel.

Número limitado de barricas:

Por otra parte, respetando la costumbre de la antigua destilería, que en su momento fue la más pequeña de Japón, Karuizawa Whisky sólo llena un número muy limitado de barricas cada año, con un claro énfasis en la calidad por encima de la cantidad.

Según Yoshiyuki Nakazato, actual maestro destilador del whisky Karuizawa, «me esfuerzo por crear un producto que respete y supere al antiguo whisky Karuizawa».

Karuizawa
Yoshiyuki Nakazato, maestro destilador de la destilería Karuizawa

Barricas de lujo al alcance de muy pocos:

Algunas de esas pocas barricas van a ser comercializadas entre coleccionistas y amantes de los mejores whiskies japoneses, y la empresa elegida para hacerlo ha sido Braeburn Whisky, cuya sede europea se encuentra en Barcelona, y que también tiene oficinas en Estados Unidos y Asia.

A través de un acuerdo global suscrito por Karuizawa con dekantã, minorista especializada en whisky japonés fino y raro, y propietaria del mayor inventario en línea de este tipo de destilado en todo mundo, Braeburn Whisky, que pertenece al mismo grupo, tiene los derechos exclusivos para vender un número limitado de barricas de whisky de malta de Jerez de Karuizawa.

Con esta iniciativa Braeburn Whisky mejora aún más sus servicios, y pone a disposición de sus más fieles clientes productos únicos, permitiéndoles vivir el sueño de poseer una barrica de whisky de una legendaria destilería japonesa. La compra de barricas incluye la posibilidad de degustar el líquido, visitar la destilería y crear su propia botella independiente de whisky de malta Karuizawa, una vez cumplido el requisito de envejecimiento mínimo de 10 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí